Declaración de Londres para la Paz Mundial y para la Resistencia contra el Extremismo

Esta declaración fue anunciada en la Conferencia de la Paz para la Humanidad organizada por Minhaj-ul-Quran Internacional y bajo los auspicios del Shayk-ul-Islam Dr. Muhammad Tahir-ul-Qadri, en el Wembley Arena en Londres, el 24 de septiembre de 2011, y aprobado por el Gran Sheij de Al-Azhar Muhammad Ahmad Al-Tayyib, La Asociación Mundial de los Graduados de Al-Azhar, religiosos representantes de todas las creencias, académicos, políticos y 11.000 participantes presentes de todo el mundo.


Preámbulo

Las últimas décadas se ha visto como muchas de las grandes religiones y las comunidades culturales se han roto por la incomprensión y la desconfianza de unos hacia otros, lleva un grado tan lamentable que la gente de buena voluntad en ambos lados es obligada a declarar en lo sucesivo su rechazo inequívoco de las creencias y de las actividades que puedan dividirles y de afirmar su alta y fuerte aprobación de las creencias que les unen.

Nosotros, los firmantes de esta « Declaración de Londres para la Paz Mundial y para la Resistencia contra el Extremismo », afirmamos que todos los seres humanos poseen una dignidad intrínseca y los derechos inmutables, incluyendo el derecho a vivir sin la pobreza, sin opresión, sin el miedo, sin los prejuicios, así como el derecho a la libertad de creencia, de culto y de expresión.

Esta declaración está siendo lanzada por los musulmanes para los musulmanes del mundo y para el resto de la humanidad.


Declaración

1. Nosotros, los firmantes de esta declaración enviamos un mensaje de paz y fraternidad a todos los Estados, naciones, comunidades innumerables e individuos que forman la humanidad, junto con un llamamiento al respeto, a la dignidad, a la compasión, a la igualdad, a la solidaridad y a la justicia para y entre todas las personas.

2. Dirigimos nuestro llamamiento de la paz, de la tolerancia y del respeto a todos los seres humanos, en todas partes, pero especialmente a los líderes políticos y religiosos, políticos, profesores, académicos y periodistas.

3. Aunque reconocemos las diferencias particulares entre las religiones, culturas y comunidades, – y reconocemos que todas las personas adquieren la felicidad y identidad con su consideración particular- declaramos que todos los seres humanos en todas partes tienen los derechos inmutables y los valores que trascienden todas las fronteras políticas y las filosofías y son inherentes e importante en todas las religiones y credos.

4. Judíos, Musulmanes, Cristianos, Hindúes, Budistas y los de otras religiones, así como las y los que no se reconocen en ninguna religión, deben gozar de los mismos derechos cívicos y jurídicos, las mismas libertades y poder vivir en paz y en armonía, buscando la paz únicamente a través del compromiso de respeto mutuo y el diálogo.

5. Rechazamos categóricamente todo el terrorismo porque en el corazón de todas las religiones hay un reconocimiento de la santidad de la vida humana. El carácter indiscriminado del terrorismo, que en los últimos años ha matado más civiles que combatientes, es antiislámico, antijudío, anticristiano, de hecho es incompatible con las verdaderas enseñanzas de todas las religiones. Debido a su manifiestamente indiscriminación y por lo tanto, naturaleza de asesinatos, condenamos todo el terrorismo en todas sus formas y en todos los países, independientemente de cualquier intención religiosa y política.

6. Rechazamos de manera inequívoca, repudiamos y condenamos todo el terrorismo cometido en nombre del Islam, al igual que rechazamos y condenamos todo el terrorismo cometido en nombres de otras religiones u otras causas. El terrorismo nunca es un acto legítimo y honorable de la guerra, sino que siempre es un acto cobarde de los asesinatos indiscriminados.

7. Rechazamos como falsa y errónea cualquier afirmación hecha por los musulmanes y por los no-musulmanes que el mundo actualmente está cerrado en una lucha inexorable entre el Islam y el Occidente, y nos comprometemos, a través de una participación positiva y de respeto mutuo y el diálogo, para oponerse a cualquier y todas las reclamaciones de choques de civilizaciones o la incompatibilidad de los valores en las distintas regiones, estados y comunidades.

8. Apoyamos los esfuerzos de los organismos internacionales, gobiernos y comunidades para proteger a los ciudadanos del mundo contra el terrorismo; nos comprometemos a contribuir a la de-radicalización de los grupos e individuos que equivocadamente podría creer que su religión tolera la violencia indistinta y sin sentido.

9. Si nosotros no damos cuenta de los agravios reales o percibidos, pueden servir como un combustible causativo para la violencia terrorista – y apelamos a todos los gobiernos nacionales y locales para a que resuelvan esos agravios con rapidez- nos comprometemos a la resolución no violenta de esas cuestiones, así como a la eliminación a través de la educación y el diálogo las teorías de conspiración que parecen poner anteojeras a las visiones de algunas personas del mundo.

10. Damos la bienvenida a la ola de levantamientos populares y pacíficos en general contra la tiranía y la opresión conocida como « la Primavera Árabe », y reconocemos que es un movimiento basado en la búsqueda de los derechos humanos y no sobre la base de aspiraciones religiosas. Este movimiento es compatible con los derechos humanos universales y con las aspiraciones mencionadas anteriormente.

11. Hacemos un llamamiento a todos los organismos internacionales y gobiernos para apoyar con claridad y determinación los árabes, bereberes y otros musulmanes motivados a la libertad y les instamos que lo hagan de una manera no-violenta, imparcial, transparente y bien comunicada que aumentará la confianza y establecerá lazos de buena voluntad.

12. Nosotros, los firmantes de esta declaración creemos que el conflicto entre Israel y Palestina necesita ser resuelto con urgencia y con escrupulosa imparcialidad.

13. Afirmamos la necesidad urgente de resolver este conflicto a fin de proporcionar un Estado soberano pluralista y representativa a los palestinos, y seguridad nacional y local a los israelíes. Para que sea permanente y duradero, el acuerdo de paz entre Israel y Palestina debe ser plena y activamente apoyado y protegido de modo no partidario por la comunidad internacional y sus términos deben ser igualmente beneficiosos para los ciudadanos de ambos estados que han temido y han desconfiado tanto tiempo unos a otros.

14. Hacemos un llamamiento para la promoción de los derechos humanos, las libertades fundamentales, la igualdad entre hombres y mujeres, y los valores fundamentales de la humanidad como la reconciliación, el perdón, la generosidad y la solidaridad.

15. Declaramos que no hay diferencia entre un árabe y un judío, entre un musulmán y un cristiano, entre un hindú y un sikh, entre una persona negra y una persona blanca, o entre un hombre y una mujer. Todos los seres humanos son iguales y deben ser tratados con el mismo respeto, dignidad, compasión, igualdad, solidaridad y justicia.

16. Condenamos inequívocamente el antisemitismo (incluso cuando a veces es falsamente vestido como el anti-sionismo), la islamofobia (incluso cuando a veces es falsamente disfrazado de patriotismo) y todas las demás formas de racismo y xenofobia.

17. Hacemos un llamamiento a todos los musulmanes y otras minorías que viven en Occidente a respetar todas las leyes del país en el que están viviendo que poseen la condición de ciudadano o de residente.

18. Hacemos un llamamiento a los musulmanes, los gobiernos y las élites de Occidente para promover la integración y la ciudadanía, la única solución para la coexistencia pacífica y la cohesión.

19. Hacemos un llamamiento a todos los gobiernos a proteger las minorías contra toda forma de odio, de intimidación y de violencia, especialmente contra la intolerancia ultranacionalista o religiosa.

20. Hacemos un llamamiento a aumentar la ayuda para África y otras regiones y naciones pobres del mundo, con el fin de mejorar sus condiciones de vida, proporcionar la estabilidad socioeconómica y política, y alcanzar los objetivos de la verdadera democracia.

21. Hacemos un llamamiento a los poderes financieros para introducir una mayor humanidad en sus aspectos económicos. Después de las dos guerras mundiales, la estabilidad de los Estados europeos es crucial para el mundo.

22. Hacemos un llamamiento a los gobiernos del mundo a incrementar los esfuerzos para la reducción de la pobreza, para combatir el analfabetismo, la proliferación de las armas y las amenazas a nuestro entorno natural.

23. Los 11.000 participantes de la Conferencia de la Paz para la Humanidad apoyamos esta Declaración de Londres para la Paz Mundial y la resistencia contra el extremismo.

24. Por último, los firmantes de esta declaración llamamos a todo el mundo a expresar su acuerdo con nuestras creencias, expectativas y aspiraciones añadiendo sus propias firmas a la declaración, que se encuentra en línea en www.peaceforhumanity.co.uk y en www.londondeclaration com.